Saltar al contenido

Juegos autóctonos ¿Qué son?

De entre todos los tipos de juegos que podemos encontrar hoy en día existe un tipo que vale la pena mencionar. Los llamados juegos autóctonos los cuales, a pesar de no ser tan conocidos como otros juegos, cuentan con una gran historia y riqueza cultural así como un legado único que los vuelven juegos bastante ricos, además de divertidos.

Es por eso que hemos preparado para ti un artículo en el cual te contaremos más sobre los juegos autóctonos. Qué son, de qué tratan, qué características tienen así como algunos ejemplos para así podemos contribuir a su conservación.

¿Qué son los juegos autóctonos?

Definir qué son los juegos autóctonos no es tan complicado como parece. Pues básicamente los juegos autóctonos son juegos propios de una región o un país, es decir, juegos que nacieron, se desarrollaron y solo se juegan en un determinado espacio geográfico o cultura.

Un ejemplo de juegos autóctonos son esos juegos que se crearon y solo se juegan en México o en alguna región de Perú. Prácticamente es lo mismo que las culturas autóctonas, propias de una región, solo que con juegos. Además, estos juegos derivan de dichas culturas como parte de una expresión de su identidad.

Características de los juegos autóctonos

  • Están limitados a un entorno: Como ya mencionamos, los juegos autóctonos están limitados solo a una cultura o a un espacio geográfico ya que estos son propios de dicha cultura. En términos más simples, solo los podrás encontrar o jugar en esa zona, comunidad, región, etc.
  • Sirven para el desarrollo de los niños: Otra de las características principales de los juegos autóctonos es que suelen ser utilizados como parte del proceso de desarrollo de un niño tanto para mejorar sus habilidades motoras como su habilidad para poder comunicarse con su familia y el entorno social.
  • Tienen elementos propios de su cultura: Esto es evidente en la mayoría de los juegos autóctonos pues normalmente tanto en el modo de juego, o en el juguete, vienen implícitos elementos culturales propios de la cultura o región. Por ejemplo, materiales, palabras, vocablos e incluso canciones, entre otros elementos más.
  • Contribuyen a la construcción social: Además los juegos autóctonos contribuyen a la creación el tejido social pues al convivir los niños de las comunidades en estos juegos se va construyendo un entorno social positivo donde todos se conocen y se ayudan. Esto sirve para darle mayor solidez a las comunidades.
  • Ayudan al sustento de las comunidades: Esto es evidente, sobre todo, en el tema de los juguetes ya que las comunidades pueden llegar a utilizar sus creaciones, costumbres o tradiciones como una forma de generar ingresos para sus familias. Un ejemplo perfecto son los juguetes de madera de México.
  • Permiten mantener a la cultura viva: Quizás esta sea una de las características más llamativas pues los juegos autóctonos son una buena forma de mantener a la cultura viva ya que facilitan el transmitir la identidad cultural de la comunidad mediante el juego, la diversión y la convivencia.

¿Por qué son buenos para los niños?

Existen muchas razones por las cuales los juegos autóctonos pueden ser considerados como buenos para los niños. Una de ellas es el hecho de que contribuyen al desarrollo de habilidades motores, es decir, coordinar movimientos, el equilibrio, etc. Como habilidades de comunicación así como habilidades sociales.

Además contribuyen al desarrollo de su imaginación y su creatividad, algo fundamental tanto para su infancia como su etapa de adolescentes y adultos. Otros de los beneficios que aportan este tipo de juegos son el contribuir a la inclusión del niño el entorno social al permitirle convivir con otros niños y hacer amigos mientras juega.

Los niños suelen tener mucha energía, los juegos autóctonos son una buena manera de que liberen toda su energía y ocio mientras se divierte y aprenden. A su vez, los juegos autóctonos garantizan a los padres que los niños están en contacto solo con material de calidad y valor.

Por último, otra de las razones por las cuales son tan buenos los juegos autóctonos es el hecho de que se contribuye a la conservación de la identidad cultural de una comunidad o región. Y todo esto de una forma fácil, divertida y segura.

Ejemplos de juegos autóctonos

Existen una gran cantidad de juegos autóctonos que podríamos mencionar. En México, por ejemplo, podemos encontrar los tradicionales baleros, yo-yo o trompos de madera, en cuanto a juguetes. En juegos podemos encontrar las tradicionales cebollitas, las trais, las escondidillas o los policías y ladrones, entre muchos juegos más.

Conservar estas manifestaciones culturales es algo que todos debemos hacer actualmente. Pues la llegada de la tecnología y la globalización están provocando que poco a poco estos juegos vayan desapareciendo por lo que si queremos jugar alguno de ellos en un futuro lo mejor es tratar de conservarlos en el presente.